jueves, 14 de julio de 2016

Que os den... (Reflexiones)

Que os den a todos... amigos y enemigos... queridos y odiados... a veces no se si es bueno o no pararse a reflexionar y pensar en toda la gente que nos rodea... o simplemente pararse a pensar... Hoy mi mente me ha llevado por caminos desconocidos y se ha planteado una y otra vez donde esta el limite del dolor, del sufrimiento, de las preocupaciones... hasta donde nuestro espíritu, corazón y mente puede llegar, hasta donde pueden aguantar... Hasta donde vale la pena preocuparse por nuestros semejantes y estar ahí, ¿hasta donde? 

¿Realmente recibimos de vuelta todo aquello que damos? ¿Es real la felicidad que sentimos cuando damos todo de nosotros a pesar de no recibir nada a cambio? ¿Y el dolor que produce la posible posterior indiferencia? 

Unos lo merecen, otros no... ¿Como se determina si solo hay decepciones allí donde depositas tu confianza?

Dicen que cuando lo haces por que lo deseas y de corazón no importa nada más, pero, ¿y el limite? ¿Donde esta el limite? ¿Hasta cuando el amor puede ser abiertamente procesado sin ser correspondido? (y no basemos la palabra amor en el amor de pareja, esta palabras es más enorme). Todos tenemos uno al fin y al cabo..

A veces el egoísmo quiere apoderarse de mi, esa parte que me grita, piensa en ti, solo en ti, nadie merece ni una sola de tus lagrimas, nadie merece ni un minuto de tu tiempo, no los pierdas con ni por nadie, únicamente por ti, yo, yo, yo...

Quizás todos seamos demasiados exigentes, quizás lo sea solo yo, ¿Quien sabe? Todavía soy incapaz de responder a la pregunta de ¿es mucho pedir que...? La respuesta puede ser si o puede ser no... pero y la solución, ¿Donde esta la solución?

Romper con todo y con todos... ¿Cambiar el mundo? ¿Cambiar mi mundo?

Rota por dentro y resplandeciente por fuera...






Si he decidido retomar el blog... no como costumbre... pero ya que de vez en cuando me salen escritos como este, pues los pongo aquí para que tengan alguna salida... a parte de Facebook. ¡Nos leemos!